Un simple consumidor que sólo debe pagar y callar

Con motivos y circunstancias distintas a las de agencia y a los anunciantes me encontré parte de una publicación más larga (igualmente valiosa) pero me tome un fragmento que me parece radicalmente claro para explicar la muerte de  muerte anunciada (en 30 segundos de prime time ) de los Alazraki´s,

La cena del miedo

… Lo que hay aquí es una élite que está perdiendo el monopolio de la palabra y de la configuración de la realidad.

Y sus discursos traducen una mezcla de disgusto y rabia hacia esos actores desconocidos que entran en escena y desbaratan lo que estaba atado y bien atado. Ay, qué cómodas eran las cosas cuando no había más que audiencias sometidas. Pero ahora los públicos se rebelan: hablan, escriben, se manifiestan, intervienen, abuchean, pitan, boicotean, silban.

En la reunión se podía palpar el pánico: “nos están enfrentando con nuestro público, esto es muy grave”. Pero, ¿quién es ese “nos” que “nos enfrenta a nuestro público”? Misterio.

¿Seguro que el público no tiene ninguna razón verdadera para el cabreo? ¿No es esa una manera de seguir pensando al público como una masa de borregos teledirigida desde algún poder maléfico? ¿Y si el público percibe perfectamente el desprecio con el que se le concibe cuando se le trata como a un simple consumidor que sólo debe pagar y callar?…

Tú que lees, escribe, espero tu opinión

Deja un comentario