Dejad que se acerquen a Internet

¿Será que un mecánico automotriz puede evitar la muerte de miles de niños en los próximos años?, ¿es posible que un quinceañero ayude a prevenir las muertes por cáncer? y ¿una persona en condición de pobreza es capaz de cambiar la vida de más de un millón de familias?, la respuesta es .

Estos singulares personajes son: El mecánico argentino Jorge Odón, inventor del “dispositivo de Odón” que facilita el trabajo de parto, mismo que está validándose dentro del marco de estudio aprobado por la OMS; Jack Andraka un adolescente de Maryland que desarrolló una prueba de bajo costo y rendimiento superior para detectar tempranamente el cáncer y el mecánico brasileño de escasos recursos Alfredo Moser que utilizando botellas de pet, agua y cloro creó la “Lámpara Moser” una bombilla que ilumina sin costo entre 40 y 60 watts a viviendas de poblaciones vulnerables en 15 países.

¿Cómo fue esto posible?, Internet, como medio de comunicación y colaboración fue fundamental en ello; la historia inicia cuando los colegas de Odón vieron en YouTube cómo sacar un corcho atrapado en una botella de vidrio y reprodujeron la hazaña, misma que inspiró al inventor. Andraka confesó que su investigación inicio con lo que llamó: “los dos mejores amigos de los adolescentes: Google y Wikipedia”; mientras que la “Lámpara Moser” viajó rápidamente de Brasil hasta Bangladesh donde la mayoría de las casas no tienen energía eléctrica ni ventanas.

Sin duda internet por sí solo no cambiará las cosas ya que no es un fin, es un medio, pero si me preguntan, prefiero que se enciendan computadoras en lugar de televisores.

Por un momento imagine a nuestros niños, jóvenes e inventores callejeros, a todos los que con alambres, palos de escoba, motores de vocho e ingenio logran cosas sorprendentes, ¿Qué pasaría si se ven potencializados con las experiencias previas de otros alrededor del mundo?… ¿Sorprendido? lo invito a buscar los nombres de estos agentes de cambio.

¿No están en su enciclopedia ilustrada de 120 tomos?
Le doy una pista:
ponga los nombres en Google.com

Deja un comentario